Ajuntament de Tortosa
Ayuntamiento de Tortosa
Traducción

Tortosa

Información histórica sobre el municipio

Más de dos mil años de historia conforman el rico patrimonio de Tortosa. La ciudad está declarada Conjunto Histórico Artístico.

La Tortosa antigua hay que concebirla como ciudad mediterránea que es puerto y mercado, receptora y distribuidora de productos del interior peninsular y del Mediterráneo entero.

Habiendo estado ocupada por los romanos, fue amurallada y rebautizada con el nombre de Dertosa.

En el siglo VIII fue conquistada por los musulmanes, cuya larga dominación ejerció en la ciudad una fuerte y profunda influencia. En el siglo XI pasó a ser reino de taifa de gran importancia.

La grandeza de este reino de taifa acabó el año 1148, cuando Tortosa fue conquistada por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona. Los tres puertos de la ciudad llegaron a controlar el comercio del trigo y de la sal del Mediterráneo occidental. La ciudad llegó a ser confluencia de los territorios que integran la Corona Catalano-Aragonesa y una de les grandes ciudades que a menudo es el escenario de las Cortes de la Corona de Aragón.

La expulsión de los judíos (1492) y, en menor grado, la de los moriscos (S.XVII), perjudicaron notablemente la vida económica de Tortosa.

Durante la Guerra dels Segadors cayó pronto (1640) en manos de los castellanos, expulsados poco después por los franceses (1650); es la época de la decadencia política y cultural de Cataluña.

En la Guerra de Sucesión, al caer el Reino de Valencia en poder de Felipe V (primera década del S.XVIII), cayó también Tortosa.

El siglo XIX se inicia con la invasión napoleónica, con la cual una buena parte del territorio, junto con toda Cataluña, es arrancada del imperio español e incorporada al imperio francés hasta el 1814.

A pesar de haber perdido la unidad territorial con el consiguiente traslado de la capitalidad a Tarragona durante el año 1833, la centuria contrasta por el mantenimiento y auge de la actividad creativa en el campo cultural y está marcada por las guerras carlistas.

Tortosa fue uno de los lugares más afectados por el enfrentamiento de la Guerra Civil de 1936, con el trasfondo sangriento y dramático de la Batalla del Ebro.

Aún hoy, el municipio de Tortosa tiene una extensión considerable, 219,60 km2, a pesar de que con la segregación de los pueblos del Delta dejó de ser uno de los de mayor extensión de Cataluña.

Es la primera ciudad monumental del Principado en el extremo sur, sede episcopal y capital de la comarca del Baix Ebre. La ciudad, emplazada históricamente en el margen izquierdo del río, se despliega actualmente en los dos lados. A la izquierda, a la sombra del Castillo de la Zuda, encontramos el núcleo antiguo, los ensanches de la ciudad y los pueblos de Bítem y Campredó. En el margen derecho se encuentran el barrio de Ferrerías y los pueblos de Jesús, Reguers y Vinallop.

La economía del municipio se caracteriza por tener un sector primario importante y, sobre todo, porque es un centro comercial y de servicios de carácter supracomarcal.